¡No permita que el riesgo frene sus emprendimientos!

¿Desconoce cómo manejar el riesgo en un emprendimiento? ¡Descuide! Es un factor que puede ser disminuido y controlado. ¡Aprenda todo al respecto aquí!

¿Conoce el término “Escalada Libre en Solitario”?

Se lo explico. Es un deporte extremo en donde un escalador profesional sube por una montaña (O edificio, u otra superficie) completamente solo y sin equipo. Sí, efectivamente. Sube con sus manos y pies. Un error puede ser fatal, y de hecho lo ha sido en una buena cantidad de ocasiones para los practicantes de esta disciplina.

¿Por qué estos deportistas deciden poner su vida en la línea de esta manera? Es un reto, por supuesto. Y, además, son aficionados del riesgo.acciones para evitar el riesgo

En el mundo de las finanzas y el emprendedurismo, el riesgo forma parte del paquete. Las personas que utilizan su dinero de esta forma están conscientes de él. También saben que es algo inevitable. Entienda esto por favor: No se puede llegar muy lejos en estas actividades si evita todo tipo de riesgo. En las finanzas, por ejemplo, el riesgo es un factor tan determinante que incluso se usa como parámetro para marcar los tipos de inversionistas existentes. Los hay que su personalidad, metas y recursos le permiten tolerar una alta dosis de riesgo, y los que no.

¿Qué acciones tomar  frente al riesgo?

El riesgo se mide, se procesa, se analiza, se muestra en gráficos. No es un desconocido ni tampoco un todopoderoso enemigo. Es indispensable que sepa que emprendedores e inversionistas no se lanzan como en Escalada Libre en Solitario, sino que cuentan con una serie de estrategias diseñadas específicamente para aminorar los riesgos a los que su dinero va a enfrentarse. Dependiendo de la situación, proyecto y recursos específicos, éstas herramientas pueden ser más o menos efectivas, pero siempre cumplen su función de mantenerle lo más seguro posible.

Además hay algunas buenas prácticas elementales que puede aprovechar, y le proporcionarán un buen inicio en todo proyecto al que se enfrente:

Realice una Investigación previa:

Jamás incursione en un campo del que no sepa nada. Esto es sobre todo cierto cuando se trata de invertir en el siguiente reactivo químico maravilloso que revolucionará el mercado, y nos suena tan bonito que olvidamos que de química sabemos menos que de telenovelas japonesas. ¿Cómo vamos a evaluar el desempeño, pros y contras de un proyecto en un área de la cual no tenemos al menos una ligera idea, o alguien de nuestro lado que nos asesore?

Tómese el tiempo de verificar los Números:

Todo proyecto por el que decida apostar debe estar sustentado en números verificables. Historiales, pruebas de campo, retornos estimados, público cautivo y un sinfín de elementos que cambian dependiendo de la inversión o emprendimiento y su campo particular de acción. Sí, por supuesto que cuenta la pasión, el instinto y el entusiasmo, pero debieran siempre estar cimentadas en realidades o previsiones realistas.

Establezca Planes de Cntingencia:

Los planes de contingencia son elementales en todo tipo de proyecto serio. Desde cambios en la estrategia general de un emprendimiento hasta posibles salidas alternativas en una inversión a largo plazo. No se puede controlar la totalidad de los factores que nos afectarán en el futuro, así que debemos estar preparados por si algo sale espectacularmente mal. Seguros, proveedores secundarios, fuentes alternativas de ganancia, etc.

Ahora, vamos a hablar un poco de herramientas específicas, ¿Le parece bien?

Herramientas del Emprendedor

Las herramientas básicas con las que cuenta el emprendedor promedio son:

Transferencia: Tiene que ver básicamente con seguros o contratación de un tercero que asuma el riesgo por nosotros, a cambio de una cuota.

Evasión: Quiere decir negar por completo el riesgo. Si es un factor demasiado peligroso y fuera de justificación, simplemente descontaremos la actividad relacionada.

Disminución: Es un conjunto de estrategias encaminadas a disminuir el riesgo en actividades inevitables. Por ejemplo, el uso adecuado de equipamiento, el desarrollo de protocolos, etc.

Aceptación: Consiste simplemente en aceptar el riesgo. Si nuestro proyecto fundamentalmente depende de la actividad riesgosa, y evitar este riesgo implicaría más trabajo que el daño que causaría por sí mismo, simplemente se asume y se considera en nuestras proyecciones como una posible pérdida.

Herramientas paras el Inversionista

El inversionista promedio también cuenta con su propio “kit” de estrategias de gestión de riesgo, de las cuales las más elementales incluyen:

Diversificación: Es básica. Consiste en la idea de dividir nuestro dinero en diferentes inversiones, procurando mantener un equilibrio entre riesgo, tiempos y ganancias. Típicamente las inversiones más riesgosas ofrecen más ganancias, así que “amortiguamos” nuestro portfolio con otras más conservadoras aunque menos provechosas, para aumentar las probabilidades de alcanzar nuestras metas.

Sopesar el Tiempo: Es un planteamiento basado en el tiempo que tiene el inversionista para conseguir sus metas. Una persona joven tiene bastante tiempo, así que puede permitirse desarrollar un plan más relajado y conservador, pero alguien cercano a la edad del retiro podría preferir un plan más agresivo que, además, procure cuidar sus bases mínimas. Ahora, las personas que se encuentran retiradas generalmente buscan estrategias que les aseguren un flujo constante de ingresos, en lugar de incrementar su capital. El riesgo en base al tiempo es un concepto sumamente utilizado en inversión.

Plan de Salida: Una buena inversión no está completa sin un adecuado plan de salida. Básicamente implica saber cuándo y cómo saldremos de dicha inversión con nuestras ganancias en el bolsillo. Si invierte en un proyecto productivo, debe tener fechas límite establecidas y rangos de ganancia aceptables para usted. Es posible cambiar las fechas si desea permanecer un poco más de tiempo en un proyecto que le resulte especialmente atractivo, pero jamás permanezca demasiado. El máximo de ganancia que puede obtener de cualquier inversión no dura eternamente.

Rebalanceo: Consiste en analizar periódicamente el balance de su cartera de inversiones para mantener siempre un equilibrio adecuado. Por ejemplo, si una inversión ha incrementado su riesgo por diversos factores, conviene volver a “amortiguarla” o reemplazarla.

Bien, ahí lo tiene. Existe riesgo en todo negocio, ya sea de inversión o de emprendimiento. Pero, créame, vale la pena tomarlo si puede mantenerlo bajo control.

Share this post

No comments

Add yours