Inventar Ideas De Negocio

A diario me enfrento con la tarea de atender emprendedores que viene con su proyecto de negocio y quiero remarcar la diferencia entre proyecto de negocio e idea de negocio.

¿Por qué digo esto? En términos generales, el proyecto que suelen traer bajo el brazo es siempre un modelo estandar de negocio habitual, sin ánimo de quitar importancia al mismo, desde la cafetería de barrio, la peluquería o la tienda de complementos, por poner varios ejemplos, son modelos de negocio muy válidos pero su problema radica en la poca elaboración del Plan de Negocio, por no decir ninguna.

Mi consejo para estos casos radica siempre en la necesidad de reinventar los modelos clásicos y aportar nuestro propio toque personal que le de una visión nueva al negocio. En todo negocio siempre hay margen para inventar ideas que aporten valor añadido a nuestro negocio tradicional, recordemos el caso de la panadería de Londres.

El sentimiento general de todo emprendedor es que todo está inventado y que poco queda por hacer y, muchas veces, hacia ese sentimiento contribuye nuestro entorno social y familiar que “quita las ganas” antes incluso de empezar.Inventar Ideas De Negocio

Pero suscribo las palabras que ya en 1931 dijo Lincoln Steffens “Nada está hecho. Todo en el mundo está por hacerse o volver a hacerse. Aún no se ha pintado el mejor cuadro, no se ha escrito la mejor pieza teatral ni se ha recitado el mejor poema. No hay en el mundo un ferrocarril perfecto, un buen gobierno ni una ley incólume. La física, las matemáticas y especialmente las ciencias más exactas y avanzadas están siendo fundamentalmente revisadas. La química apenas empieza a ser ciencia. La psicología, la economía y la sociología esperan un Darwin, quien a su vez espera a un Einstein. Si se les dijera esto a los jóvenes de nuestras universidades, entonces no serían especialistas en fútbol, fiestas y grados inconclusos. Pero no se les dicen nada. Se les pide que aprendan lo que ya se conoce. Eso no es nada.”

Cada una de sus palabras es tan válida hoy día como lo fue en 1931, y han pasado más de 80 años desde que las pronunció “Nada está hecho…” todo está por inventar.

Por lo tanto, tengamos la suficiente valentía para eliminar esta negativa actitud y empezar a inventar, a elaborar ideas sin desechar ninguna hasta que la desarrollemos y estudiemos con detenimiento para, posteriormente, aceptar, adoptar, combinar… y desarrollemos nuestro propio, único y exclusivo modelo de negocio, ya sea un bar, un kiosko de chuches o el próximo google o facebook. Qué sería de Pinterest, la nueva red social de moda si sus promotores hubiesen tenido ese concepto de “todo está inventado”.

Así que empecemos a trabajar las técnicas de creatividad ya sea la lluvia de ideas o Brainstorming; el proceso de modificar la realidad y crear ideas absurdas derivadas de esta realidad; la unión de negocios complementarios en principio aparentemente distintos pero que se pueden complementar mutuamente de manera que se ofrezca un solo producto o servicio en lugar de dos separados; la lectura de libros para emprendedores o de negocio porque hay mucho que aprender, siempre hay que aprender; cambiemos nuestros hábitos para la generación de ideas.

Hay muchas técnicas, practícalas y emprende el reto de cambiar.

Share this post

No comments

Add yours