Una Pregunta Para Reflexionar ¿Pensáis Verdaderamente Que La Información Es Poder?

Inicio el tema con un hecho real. Hace bastante tiempo que cierto conocido alardeaba de disponer cierta información que no podía compartir. El discurso siempre era el mismo, esa información privilegiada que obtenía le predisponía de cierto poder que yo nunca llegué a comprender realmente, ya que nunca ejerció tal capacidad “poderosa”.

Han pasado 15 años y sigue, no solo con esa actitud, sino anclado en la misma posición mientras que otros compañeros de su entorno sí han logrado mayores objetivos en su vida, por lo que me vino la necesidad de reflexionar si disponer de información privilegiada predispone a la persona de cierta ventaja o cuota de poder.

Me gustaría compartir vuestras opiniones ya que la respuesta no resulta bien sencilla.

Ahora mismo, mi convencimiento sobre el tema es un rotundo NO. Disponer de información, aunque ésta sea de carácter “privilegiada” no da, de por sí, ese poder o posición de ventaja.

Verdaderamente Que La Información Es PoderLa información puede ser el primer instrumento que nos permita alcanzar esa posición de ventaja sobre otros, pero se requiere además, o sobre todas las cosas, la capacidad para analizar, sintetizar, enlazar, combinar, transformar… esa información en propuestas de valor para la sociedad, la cultura, los negocios, etc. Es decir, la tenencia simple de información no vale nada, el tratamiento que hagamos de ella sí puede dar oportunidad, valor, ventaja, poder o como quieras llamarlo.

Sin esta capacidad, lo único que conseguiremos será convertirnos en verdaderos acumuladores de información y nada más. Al igual que este conocido, son muchos los que padecen de este especial Síndrome de Diógenes de la Información, y conviene lanzar una alerta o llamada de atención para que reflexionen, porque quizás sea cierto que posean información “valiosa” pero no sepan o simplemente no puedan poner en valor esa información. Deben, en este caso, compartir la información con aquel o aquella que pueda realmente ayudarle a convertir esa información en “algo útil”.

También pretendo desde este artículo realizar una invitación sobre “determinada información” que se debería compartir con la sociedad en general y sea la inteligencia colectiva la que pueda transformarla en verdaderas propuestas de valor y no se queden en cajones ocultos o estanterías polvorientas. Más me “irrita” esta circunstancia cuando dicha información es elaborada con fondos públicos y, por supuesta necesidad “legal”, debe estar oculta hasta transcurridos ciertos años, es decir, hacerlo público para cuando sea obsoleta. Hemos perdido y seguimos perdiendo demasiadas oportunidades por esta información reservada en manos de quienes son incapaces de gestionarla.

Me gustaría conocer sinceramente vuestra opinión sobre este tema.

Share this post

No comments

Add yours