Las operaciones de la cadena de suministro dentro de su empresa deben ser revisadas constantemente

Las operaciones de la cadena de suministro dentro de una organización deben ser revisadas constantemente para identificar dónde se pueden hacer mejoras o eliminar deficiencias. Un método para ayudar a hacer esto es realizar una serie de pruebas comparativas en sus procesos de la cadena de suministro. El benchmarking, o establecimiento de objetivos, permite a una empresa evaluar las oportunidades que puede tener para mejorar una serie de áreas en su cadena de suministro, incluyendo la productividad, la precisión del inventario, la precisión del envío, la densidad de almacenamiento y el tiempo entre el contenedor y el depósito. El proceso de benchmarking puede proporcionar a una empresa una estimación de los beneficios logrados por la implementación de cualquier mejora.

Historia del Benchmarking

La popularidad del benchmarking fue encabezada por Xerox Corporation en la década de 1980 y ahora se utiliza en empresas de todo el mundo. La evaluación comparativa es el proceso por el cual se mide una evaluación de un acto, o desempeño, por algún medio, ya sea a través de una medición de tiempo, valor o cantidad. Por ejemplo, una evaluación de las posiciones en movimiento de un almacén a otro puede medirse por el tiempo de un solo movimiento o por la cantidad si el rendimiento es superior a un período determinado. Un proyecto de evaluación comparativa reunirá las evaluaciones y desarrollará un plan de acción para mejorar el proceso que se evaluó.

Tipos de Benchmarking

Hay tres tipos de benchmarking que pueden ser identificados:

  • Interna: enfocada en los procesos de una sola empresa
  • Externo: examina los procesos fuera de la industria directa de una empresa.
  • Competitivo: examina los procesos en empresas de la misma industria

Benchmarking interno

El proceso de benchmarking interno permite a una empresa con varias instalaciones que operan los mismos procesos de la cadena de suministro, comparar y contrastar las formas en que se lleva a cabo el proceso en esas instalaciones. Por ejemplo, si una compañía opera cinco centros de distribución en los Estados Unidos y Canadá, el proceso de benchmarking puede examinar un número de operaciones que tienen lugar en cada uno de los centros de distribución y comparar cómo se llevan a cabo y qué mejoras se pueden hacer comparando los resultados del benchmarking.

Si una empresa compara los procesos con la precisión del inventario, la precisión del envío y la densidad de almacenamiento, los resultados de las evaluaciones de las instalaciones pueden ayudar a la empresa a mejorar esos procesos en todas las instalaciones.

Evaluación comparativa externa

Para las empresas que han realizado benchmarking interno y desean investigar nuevas formas de mejorar el rendimiento de sus procesos internos, el benchmarking externo puede producir mejoras significativas. Muchas empresas creen que sus procesos son lo más eficientes posible, pero a menudo, las eficiencias están limitadas por el conocimiento dentro de la empresa. El proceso de benchmarking externo lleva a una empresa fuera de su propia industria y la expone a diferentes métodos y procedimientos.

Por ejemplo, un fabricante y distribuidor de componentes eléctricos ha evaluado internamente sus almacenes durante varios años y ha agotado las ideas para mejorar la eficiencia. Se acercaron a una empresa minorista muy exitosa para visitar su almacén central y comparar los procesos que allí se producen con los de su propio almacén. El benchmarking externo permitió al fabricante de los componentes eléctricos evaluar los procesos vistos en el almacén del minorista y desarrollar un plan de mejora para sus propias instalaciones basado en los resultados.

Benchmarking competitivo

Para las empresas que no están rindiendo tan bien como sus competidores, pueden querer identificar las razones por las que sus procesos no son tan eficientes. Las empresas de consultoría e investigación pueden realizar estudios de benchmarking competitivo para empresas que identificarán las fortalezas y debilidades de sus procesos en base a los de sus competidores. La empresa puede entonces elaborar planes de mejora basados en los resultados del benchmarking competitivo.

Componentes de la evaluación comparativa

Hay una serie de componentes en un estudio de evaluación comparativa. No todos los proyectos de benchmarking incorporarán estos componentes, pero se puede utilizar una combinación de ellos.

  • Benchmarking financiero: Esto implica un análisis financiero de las operaciones que se evalúan. Por ejemplo, una empresa puede comparar el coste de almacenar un componente en cada uno de sus almacenes.
  • Benchmarking de desempeño: Esto puede comparar la eficiencia de realizar una tarea en una ubicación de la empresa con otra o con la de un competidor.
  • Benchmarking de productos: Este método compara el producto de una empresa con el de otra, o compara entre instalaciones de la misma empresa.
  • Benchmarking estratégico: Este método observa cómo compiten otras empresas. Esto puede ser dentro de la misma industria o fuera de la industria de las empresas.
  • Benchmarking funcional: Se considera que se trata de una evaluación comparativa tradicional en la que una empresa compara un único proceso en una o varias ubicaciones para determinar dónde pueden conseguirse eficiencias.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here