Inicio Comercio electrónico Las oportunidades para la inclusión financiera en la era digital

Las oportunidades para la inclusión financiera en la era digital

60

A partir del inicio de este siglo; pero sobre todo, en la segunda década, el sector financiero tiene ante sí, el gran reto y la oportunidad de llevar cada vez a más personas al uso de la tecnología, para llevar a cabo sus operaciones financieras. Grupos como Finan-Center, que cuentan con oficinas en Av. Paseo de la Reforma #250, Torre B Piso 17, lo saben y están preparados para enfrentar este reto.

De acuerdo a cifras altamente confiables, son miles de millones de personas las que no utilizan los servicios financieros y una enorme cantidad de ellos no posee una cuenta bancaria. Esto en sí mismo pone en riesgo la seguridad de las personas por el uso de efectivo en su vida diaria y aumenta el riego para los encargados de hacer posible la inclusión financiera de todos ellos.

Es en este punto donde los expertos recomiendan ampliamente el uso de las nuevas tecnologías (como el teléfono inteligente) que han podido permear amplios sectores de la población, dándoles acceso a internet, para poder realizar de forma efectiva y muy rápida dicha inclusión.

Como en todo, existen ventajas y retos. Una de las ventajas, como ya lo hemos mencionado, es la posibilidad de llegar a muchas personas en comunidades alejadas que nunca habían tenido la posibilidad de estar en contacto con todas las posibilidades financieras, gracias al aumento en el uso y adquisición de dispositivos móviles. Con esta herramienta, el desplazamiento ya no es necesario para poder realizar pagos, transferencias, ahorros y poder acceder a la adquisición de créditos.

Hablando de la adquisición de créditos, el uso continuo y responsable de los productos antes descritos, genera un historial para el usuario, lo que a su vez, facilita la obtención de dichos créditos. Es un círculo virtuoso en el que las familias podrán resolver situaciones como las de enviar a sus hijos a la escuela, estar preparados para una contingencia de salud o bien, resolver un problema en algún momento de crisis.

Para las instituciones, las grandes ventajas del uso común de los teléfonos celulares y la bancarización de las personas, supone la reducción de costos en sus servicios, debido a que no se necesita tanto personal ni instalaciones físicas para atender a todos los que de forma remota acceden a sus servicios financieros desde sus dispositivos. A su vez, el aumento en la captación de nuevos clientes, beneficia a todos porque los costos por servicio disminuyen por inercia.

Además, toda la información que se capta de estos clientes, gracias a las posibilidades que nos ofrecen estas nuevas tecnologías, permite que los bancos e instituciones financieras, diseñen y perfeccionen todos sus productos y servicios para estar cada vez mejor adaptados a las necesidades de sus clientes.

Los retos que tiene enfrente la inclusión financiera no son menores. Pensemos que en México, la mayor cantidad de transacciones se lleva a cabo mediante el uso de efectivo y esta costumbre obstaculiza la llegada de la cultura de la bancarización.

Así mismo, las operaciones de bajo monto prácticamente no genera ganancias para las instituciones bancarias, por lo que muchas de ellas no cuentan con los incentivos suficientes como para poder invertir y dirigir todos sus esfuerzos en llegar a los sectores de la población que requieren de sus servicios y que, aún viviendo en zonas alejadas, ya cuentan con acceso a internet y están familiarizadas con el uso del teléfono inteligente.

Otros de los retos, es garantizar la protección de los datos de los usuarios y el trabajo ardua de introducir esta nueva cultura en las personas.

Habiendo revisados las ventajas y retos que todo esto implica, estamos seguros que la introducción de las nuevas tecnologías en este siglo, es la mejor ruta y la más rápida para lograr la inclusión financiera que muchos anhelamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here