¿Qué tan saludable es su empresa?

Uno de los factores que los bancos consideran cuando revisan una solicitud para un préstamo o línea de crédito para pequeñas empresas es una tasa de prueba de ácido. Esta es una medida de lo bien que su negocio puede cumplir con sus obligaciones financieras a corto plazo sin vender ningún inventario. En otras palabras, ¿qué tan saludable es su negocio minorista si las ventas se detienen repentinamente? Eso puede sonar como un ejemplo extremo, pero ¿qué pasa si las reparaciones mayores en las calles limitan el acceso a su negocio por unos meses? ¿Qué pasa si su tienda es golpeada por una fuerte tormenta y usted tiene que cerrar por reparaciones durante unos días?

Esta prueba también se conoce como la relación rápida o relación líquida, pero se trata de etiquetas diferentes para el mismo cálculo basado en qué industria está utilizando el término. El cálculo muestra la facilidad con la que se puede liquidar una empresa y ayuda a las instituciones financieras a decidir la solvencia de la empresa. Cuanto más fácil es liquidar, menos riesgo asume el banco o la institución financiera cuando le ofrece un préstamo. El término “ácido” proviene de la práctica de usar ácido para probar metales preciosos. Los mineros solían poner ácido en el oro para ver si era real.

Si fuera oro auténtico, resistiría al ácido; si no lo fuera, se volvería verde. 

Un cálculo simple

Calcule su proporción con esta fórmula: Activos líquidos ÷ Total de pasivos corrientes

Por lo tanto, si tiene $20,000 en efectivo en el banco y $10,000 en cuentas por cobrar, sus activos líquidos son $30,000. (Inventario o bienes físicos como mesas y sillas no están incluidos en esta ecuación.) Si sus deudas actuales son de $20,000, entonces su proporción es de 1.5:1. 

Una relación superior a 1:1 es buena e indica que la empresa puede pagar sus pasivos corrientes sin depender de la venta de inventario. Las instituciones financieras y los inversores quieren que esta proporción sea lo más alta posible para reducir el riesgo de invertir en usted y en su tienda minorista. Usted puede tener un miembro de su familia que haya invertido en el negocio que quiera saber qué tan bien lo está haciendo su inversión. En la mayoría de los casos, le pedirá su estado de pérdidas y ganancias (P&L) y su balance general. Sin embargo, esos informes son una instantánea en el tiempo y no ilustran lo bien que usted podría sobrevivir un mal período.

Usar la información

Algunos comercios minoristas realizan esta prueba para determinar las reducciones del precio. Un negocio en una posición pobre o insalubre con su coeficiente de prueba de ácido puede crear un gran evento de ventas para generar flujo de caja y niveles de inventario más bajos. 

El flujo de caja es vital para manejar su negocio día a día, pero un coeficiente de prueba de ácidos ayudará a analizar la salud o la sostenibilidad a largo plazo. Muchos minoristas operan en una proporción inferior a 1:1 y tienen dificultades para obtener dinero cuando lo necesitan. Antes de ir a su banco, realice esta prueba usted mismo. Si usted comparte esta información con ellos al presentar la solicitud, aliviará sus preocupaciones sobre el riesgo al mismo tiempo que demuestra que usted es un profesional de negocios inteligente. Y eso es lo que todo banco o inversionista quiere al timón del negocio.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here